Editorial

raquel_editorial

Rectora Raquel Krawchik

Los compromisos asumidos tienen sentido cuando son puestos en el camino de objetivos planteados, y los caminos nunca son totalmente lineales. Tienen subidas y bajadas, escollos y facilidades, encrucijadas y curvas. Eso mismo los hace atractivos, porque nos exigen decisiones y nos enfrentan ante la pregunta más difícil de responder: ¿será que estamos en el sentido correcto?

La metáfora del camino, me pareció la más adecuada para definir una universidad. Y ésta en particular, que partió desde un recorrido muy importante ya transitado por sus institutos fundantes, con identidad propia, claridad de objetivos y un gran sentido de pertinencia que nos brindan una imperdible oportunidad para aportarle a nuestra provincia espacios propios de conocimiento.

En este tramo del camino, mi compromiso junto a todos los actores que componen nuestra Institución, está enfocado en avanzar hacia lo que nos tiene que definir: abrirnos a la comunidad, convocarnos ante las diferentes problemáticas que atraviesan a nuestra sociedad, sumar ideas y conocimientos para el diseño de políticas públicas, para el aporte de diagnósticos, para investigar y producir resultados efectivos en diálogo con la comunidad y a partir de diferentes miradas.

Desde este espacio quisiera realizar una invitación, y en especial este año en el que se cumplen cien años de la Reforma Universitaria, la de asumir todos el desafío de transitar el camino que emprendimos con la convicción que podemos fortalecernos y generar conocimientos sólidos, desde esta Universidad pública, provincial, con una educación de calidad y con pertinencia. En esta dirección nos proponemos también  abrir nuestras puertas, invitar a entrar y conocerla, invitar a salir de ella y conocernos. Vincularnos, comunicarnos, ofrecernos, recibirnos.

No puedo terminar sin dejar planteado un deseo. Que nuestra Universidad, logre ser ejemplo de vocación colectiva, con acuerdos y disensos, pero con un horizonte claramente visible que nos ayude a caminar sin vacilar hacia él. Hacia una sociedad más justa y equitativa. Una sociedad que comprenda que un mundo mejor es posible.