MURO CERO, Cuadrado Blanco: laboratorio abierto

A partir del 29 de noviembre de 2016, con el espacio en blanco, comenzó MURO CERO, con la aventura de lanzarse al vacío, a la vista del público.

MURO CERO, CUADRADO BLANCO: laboratorio abierto La última apuesta del año de Sala Farina fue compartir con el público visitante la experiencia del hacer artístico. Llevar el clima del taller a la sala, como un enorme laboratorio a la vista a lo largo de casi 50 metros. Abrir los procesos

Inicio

29/11/2016

Fin

27/02/2017

Dirección

Av. Pablo Ricchieri 1955, Córdoba   Ver mapa

MURO CERO, CUADRADO BLANCO: laboratorio abierto

La última apuesta del año de Sala Farina fue compartir con el público visitante la experiencia del hacer artístico. Llevar el clima del taller a la sala, como un enorme laboratorio a la vista a lo largo de casi 50 metros. Abrir los procesos creativos a la mirada, a la pregunta, al devenir, y también al diálogo con la arquitectura de esta sala universitaria.

A partir del 29 de noviembre de 2016, con el espacio en blanco, comenzó MURO CERO, que continuó los días siguientes, con la aventura de lanzarse al vacío, a la vista del público.

Al unísono, los 20 muros concentraron la energía de más de una veintena de participaciones, ya que algunos de los 19 artistas invitados extendieron el convite a otras personas (estudiantes, amigos) para trabajar en conjunto. Verdaderos rituales se sucedieron en MURO CERO, escenografías al son del vértigo visual.

Desde la apertura, y en pocas horas algunos muros ya estaban casi listos, y la seguidilla de intervenciones no se detuvo durante diciembre.

Cual hoja en blanco, cada muro recibió la apuesta de un grupo de destacados artistas argentinos, en una sala en plena acción atestada de escaleras, comprensor, prensa de xilografía, mesas, bancos, pinceles, rodillos y tachos de pintura, entre otros muchos elementos y herramientas, un paisaje que exteriorizó un detrás de escena de gran riqueza.

Tomar un muro es volver a pensar en las estrategias artísticas y sus géneros más allá de las disciplinas: como soporte de capas de sentido, como espacialidad trascendiendo la escultura, como espacio de encuentro, de meditación, pantalla; siendo parte de una instalación, zona de acción pictórica o para el despliegue de la línea o la mancha, para la experimentación partiendo de una misma superficie y forma.

Finalmente y gracias a la Secretaría de Políticas Universitarias de Nación, MURO CERO pudo convocar a un grupo a artistas de otras provincias, quienes se alojaron en las Residencias de la Universidad Provincial de Córdoba.

Ver Catálogo MURO CERO

 

Más detalles